¿Es conveniente limpiar los oídos de nuestro perro con mucha frecuencia?

Limpiar los oídos de nuestro perro es muy importante, ya que éste es un órgano que le da mucha información para poder interactuar con su entorno. El oído del perro hace posible que perciba sonidos inaudibles para el oído humano, además de ayudarle a mantener el equilibrio.

A través del oído (y por supuesto del olfato) los perros perciben la presencia de extraños, la amenaza y otros estímulos que les ayudan a sobrevivir. Una parte importante de la información que recibe un perro, le llega a través del sentido del oído.

Por ello el oído requiere de una atención y cuidado específicos por parte de los dueños.

La mayoría de las enfermedades infecciosas se producen por una inflamación del oído externo. Por esto se necesita mantener libre de suciedad el canal auditivo externo y los pliegues de la oreja, para evitar la proliferación de hongos y bacterias en la zona.

La limpieza de los oídos es una rutina que debe realizarse al menos una vez cada quince días. Esto es especialmente importante en aquellas razas que tienen las orejas caídas (cocker, labrador retriever, caniche, sharpei, fox terrier), porque así se evita la acumulación de suciedad, detritus y exudados en esta zona. En su caso es más difícil la necesaria aireación del conducto auditivo y son más propensos a la acumulación de suciedad y microorganismos y a padecer otitis.

Conviene limpiar los oídos del perro con la frecuencia adecuada.

Si se limpian los oídos del perro sólo cuando se identifica que existe suciedad en la parte externa o cuando notamos mal olor, entonces puede ser ya demasiado tarde. El mal olor indica normalmente que existe una infección y en ese caso es mejor que la limpieza y el tratamiento los haga el veterinario.

Por otra parte, si la limpieza de oídos se hace con demasiada frecuencia, el animal puede quedarse sin cera suficiente, lo cual no sería adecuado, ya que el cerumen cumple también una "función barrera" en el oído.

Hay que tener en cuenta que existen muchos productos en el mercado cuya fórmula, si se usa muy a menudo, resulta irritante. Las fórmulas que contienen gran cantidad de esencias, alcohol y parabenos son potencialmente más nocivas que las que carecen de ellos. También es importante que el pH del producto sea neutro para respetar el de la piel del animal.

¿Y qué pasa con los oídos de los gatos?

En el caso de los felinos, el conducto auditivo se encuentra más expuesto al aire y la acumulación de suciedad es menos problemática.

De todos modos, el interior de la piel de la oreja del gato también se debe limpiar porque la suciedad le puede molestar y además afea el aspecto del animal.

Es conveniente realizar una vez al mes una limpieza del interior de la oreja con una gasita impregnada en un limpiador específico, como Ocucan Rex Limpiador ótico, retirando la suciedad de dentro hacia fuera.

Consulte siempre a su veterinario qué producto es mejor para la limpieza de oídos de su animal de compañía.

En resumen, es recomendable introducir en los cuidados del perro el hábito de limpiar sus oídos, pero utilizando siempre productos que se toleren bien por el animal, como Ocucan Rex Limpiador ótico, y es importante hacerlo con la frecuencia indicada en cada caso.